Abaco Azteca - Bienvenido
Abaco Azteca
Blog dedicado a la difusión de las matemáticas, artículos interesantes, ejemplos y ejercicios para el aprendizaje significativo.

Bienvenido a    Abaco Azteca -- SU AMIGO --( ¡¡¡PRINCIPAL--- OSCAR GARCÍA MACIEL!!!).

SITIO DEDICADO A LAS MATEMÁTICAS PARA TODOS LOS NIÑOS DEL MUNDO,Y LOS NO TAN NIÑOS ADEMÁS (¡¡INFORMACIÓN PARA EL DOCENTE RESPONSABLE!!) 
 
DE PARTE DE SU AMIGO Y SERVIDOR DE TODOS USTEDES: MTRO. EN DOCENCIA E INVESTIGACIÓN   OSCAR GARCÍA MACIEL
LA COLABORACIÓN ENTRE PADRES DE FAMILIA  Y  MAESTROS  ES FUNDAMENTAL  PARA LOGRAR BUENOS RESULTADOS EN LOS ESTUDIANTES. 
                                                                                     
(LOS SALUDO DESDE MÉXICO LA CAPITAL DE LA REPÚBLICA MEXICANA).

La ciencia como una luz en la oscuridad

Toda nuestra ciencia, comparada con la realidad, es primitiva e infantil... y sin embargo es lo más preciado que tenemos.
ALBERT EINSTEIN

(1879-1955)
 
No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan, sino medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero también que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano, porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus campos. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

          Federico García Lorca.
 
QUERIDO MAESTRO, QUERIDO PROFESOR:

 

"Enseñarás a volar,
pero no volarán tu vuelo.
Enseñarás a soñar,
pero no soñarán tu sueño.
Enseñarás a vivir,
pero no vivirán tu vida.
Sin embargo…
en cada vuelo,
en cada vida,
en cada sueño,
perdurará siempre la huella
del camino enseñado.”
Madre Teresa De Calcuta

¿QUÉ ES UNA ESCUELA DE CALIDAD?

  1. Es la escuela que asume de manera colectiva la responsabilidad por los resultados de aprendizaje de todos sus alumnos y se compromete con el mejoramiento continuo del aprovechamiento escolar.
  2. Es una comunidad educativa integrada y comprometida que garantiza que los educandos adquieran los conocimientos y desarrollen las habilidades, actitudes y valores necesarios para alcanzar una vida personal y familiar plena, ejercer una ciudadanía competente, activa y comprometida, participar en el trabajo productivo y continuar aprendiendo a lo largo de la vida.
  3. ¿CUÁLES SON LOS ESTÁNDARES QUE PERSIGUE UNA ESCUELA DE CALIDAD?
  4. 1. Estándares de gestión.
  5. La comunidad escolar cumple con las metas que ella misma se fija.

  6. Se cumple con el calendario escolar, se fomenta la asistencia y puntualidad y se aprovecha óptimamente el tiempo dedicado a la enseñanza.

  7. El director ejerce liderazgo académico, administrativo y social, para la transformación de la comunidad escolar.

  8. El personal directivo y docente trabaja como un equipo integrado, con intereses afines y metas comunes.

  9. Los directivos y docentes se preocupan por capacitarse y actualizarse continuamente.

  10. 2. Estándares de práctica docente
  11. Las experiencias de aprendizaje propiciadas por los docentes ofrecen a los estudiantes oportunidades distintas en función de sus diversas capacidades, aptitudes, estilos y ritmos.

  12. Los docentes planifican sus clases anticipando alternativas que toman en cuenta la diversidad de sus estudiantes.

  13. Los docentes demuestran a los estudiantes confianza en sus capacidades y estimulan constantemente sus avances, esfuerzos y logros.

  14. Los docentes consiguen de sus alumnos una participación activa, crítica y creativa.

  15. Los docentes demuestran capacidad de crítica de su propio desempeño, así como de rectificación, a partir de un concepto positivo de sí mismos y de su trabajo.

  16. 3. Estándares de gestión curricular
  17. En la escuela se favorece el conocimiento y valoración de nuestra realidad multicultural.

  18. La comunidad escolar se desenvuelve en un ambiente propicio a la práctica de valores universales tales como la solidaridad, la tolerancia, la honestidad y la responsabilidad, en el marco de la formación ciudadana y la cultura de la legalidad.

  19. La escuela incentiva el cuidado de la salud, el aprecio por el arte y la preservación del medio ambiente.

  20. 4. Estándares de participación social
  21. Los padres de familia están organizados y participan en las tareas educativas con los docentes, son informados con regularidad sobre el progreso y rendimiento de sus hijos y tienen canales abiertos para expresar sus inquietudes y sugerencias.

  22. La escuela se abre a la sociedad y le rinde cuentas de su desempeño.

  23. El personal, los padres de familia y miembros de la comunidad a la que atiende la escuela participan en la toma de decisiones y en la ejecución de acciones en beneficio de la escuela.

  24. La comunidad escolar se autoevalúa, busca la evaluación externa y, sobre todo, la utiliza como una herramienta de mejora y no de sanción.

  25. La escuela mejora las condiciones de su infraestructura material, para llevar a cabo eficazmente sus labores: aulas en buen estado, mobiliario y equipo adecuado a los procesos modernos de enseñanza-aprendizaje, laboratorios equipados, tecnología educativa, iluminación, seguridad, limpieza, así como los recursos didácticos necesarios.

  26. 5. Estándares de eficiencia externa y logro educativo
  27. Los alumnos demuestran un incremento en sus habilidades de razonamiento lógico-matemático, medido con base en los exámenes de estándares nacionales, cuando así corresponda.

  28. Los alumnos demuestran un incremento en sus habilidades comunicativas, medido con base en los exámenes de estándares nacionales, cuando así corresponda.

  29. Los alumnos demuestran un incremento en sus habilidades de pensamiento crítico-científico, cuando así corresponda.

  30. La escuela disminuye el índice de reprobación, cuando así corresponda.

  31. La escuela disminuye el índice de deserción.

JURAMENTO   YAQUI
 Para ti profesor no habrá sol, para ti profesor no habrá muerte,
para ti profesor no habrá dolor, para ti profesor no habrá calor,
ni sed,  ni hambre, ni lluvia, ni aire, ni enfermedad, ni familia.

Nada te causará temor, todo ha terminado para ti,
excepto una cosa: CUMPLIR CON TU TRABAJO.
En el puesto que has sido asignado,

ahí te quedarás para la defensa de tu nación,
de tu gente, de tu raza, de sus costumbres,y de su tradición.

¡ Juras cumplir con el divino mandato !

Con estas palabras, los capitanes yaquis dan autoridad a los nuevos oficiales, quienes agachan sus cabezas y responden: ehui (Si)

  LOS PROFESORES DEL MUNDO ESTEMOS UNIDOS COMO UN SOLO CUERPO
 
¡¡¡¡ levantarme del suelo,justo en mi último aliento.Cuando levanto mi cuerpo,apenas puedo sostenerlo.
Yo quiebro,el cielo,con un grito que raja cielo y tierra.Tras el silencio,soy yo el que quiebro,arrodillado y sin fuerzas,mientras intento,recuperar el aliento.Todo,para levantarme de nuevo !!!.
 
 
 
La enseñanza destruida
Falso debate. Lo que el primer ministerio de Sansegundo nos ofrece con su LOE -envuelto en el oropel de un falso debate- es la decepción de los profesionales. No es otra cosa que un regreso a la plenitud de la LOGSE, una insistencia dogmática en los principios ideológicos mucho más de ingeniería social de la señorita Pepis que de verdadera pedagogía. Un formato con el que destruyeron la enseñanza para sustituirla por la factoría de irresponsabilidad que es hoy el sistema educativo.

La intención confesada por Sansegundo es, en efecto, la de combatir el fracaso escolar. Pero lo que no dice es que ese fracaso nace de las concepciones que ahora vuelven a presentársenos como bálsamo corrector del abismo: el mantenimiento de la comprensividad -a la que ahora se llama «educación común»-, o todos juntos por el camino único sin posibilidad de elegir, que es el origen del desastre y con lo que pretendían acabar los itinerarios de la tímida LOCE. Y la atención a la diversidad -el paliativo-, que supone más refuerzos, más apoyos, más diversificación: un itinerario blando, real pero encubierto. Y todo para no reconocer que se trata, en verdad, de una separación por niveles y actitud, lo que en la jerga integrista de los logsócratas se llama con escándalo fariseo la segregación, como si se tratara de volver a la Sudáfrica de los boers y el apartheid.

La consecuencia no es sino la continuidad del que quizás sea el eje más funesto de la pedagogía LOGSE: la irreductible negativa a atribuirle al alumno alguna responsabilidad sobre su propia vida, para desplazar el núcleo de las exigencias a los profesores y a los medios puestos al servicio de la educación.

Lo curioso, otra más de las paradojas que producen los teóricos de la nada que todo lo ignoran sobre la realidad de las aulas, es que presentando estos principios como aquellos que han desplazado el protagonismo de la enseñanza hacia el alumno, consiguen el efecto contrario: que el alumno se haya convertido en un sujeto pasivo, sin obligación de aportar algo a una causa que se supone compartida, y al que el sistema debe servir -tirando de él desde la culpabilización de quien no sea capaz de removerlo, de motivarlo- como a una especie de señorito tiranuelo con prebendas y sin deberes. Sin duda, el mejor método para que se estrelle.

Ayer mismo me decía un chico de 17 años -los pedagogos, psicólogos y exculpadores profesionales le llaman «niño», aunque antes a esas edades ya estábamos en la universidad y vivíamos solos- que por qué se iba a quedar él sin título si a pesar de no haber hecho absolutamente nada durante dos años, había aparecido de vez en cuando por allí. Lo estupefaciente es que, al parecer, el Ministerio de Educación de los Pueblos y Naciones del Estado español piensa lo mismo: por eso, de nuevo, y como corolario final de este regreso a la LOGSE, la limitación de las repeticiones, las promociones automáticas que nunca se habían ido, y la eliminación de los suspensos, las reválidas y cualquier forma de obstáculo que pueda suponer selección, no por la cuna, sino por el valor y el esfuerzo.

¿Qué hay, entonces, detrás de este empeño en no reconocer una filosofía educativa tan equivocada, que consigue justo lo contrario de lo que dice perseguir? Pues un par de asuntos, uno ideológico, y otro, digamos, ideológico-ganancial. Por un lado, el determinismo de origen marxista, el que sustituyó a la voluntad de Dios, Providencia o Fortuna, para establecer que el hombre estaba predestinado por las relaciones de producción, y que hoy, caído el muro, va tomando otras caras -la bioquímica, la genética, la psicológica-, todas destinadas a eliminar la idea de que somos los causantes principales del relato de nuestras vidas. Y, en fin, por ello igualmente todas expresión de una desconfianza radical en la libertad: en la de elegir, en la de crecer en el riesgo de asumir las propias elecciones, en el compromiso con ellas, que es en lo que debería consistir la educación.

Por eso el todos juntos, los centros cerrados, la ausencia de itinerarios, la demonización del esfuerzo y el mérito porque distinguen, porque, en efecto, diferencian, porque abren la posibilidad de una real promoción social que hoy está más lejos que nunca. Lo que impide la igualdad es la ausencia de una formación que permita competir con los masteres del universo que los hijos de los banqueros y los ministros obtienen en Harvard.

Y en segundo lugar, una cuestión mucho más tangible, funcionarial y espesa. Si se reconociera que el error está en los planteamientos, y no en sus ejecutantes-víctimas, toda la corte de esa reina desnuda que es la psicopedagogía imperante se quedaría sin justificación. Y su existencia misma, sus privilegios y canonjías se revelarían tan falsos como el humo del Retablo de las Maravillas que venden. Son clientelas por las que el Gobierno tiene que insistir en el desastre, abundando en el gasto para desviar la mirada. Y sin embargo, la única condición imprescindible para que haya enseñanza es que alguien transmita lo que conoce y ama a otro alguien dispuesto a participar de esa emoción del arte y de la inteligencia que llamamos cultura. Aunque eso era antes, en un tiempo ya mítico. Javier Orrico es catedrático de Literatura de Enseñanza Secundaria y autor de «La enseñanza destruida» (ed. Huerga y Fierro).

 

                                                          http://www.elmundo.es/cronica/2005/494/1112479213.html
 
"La escuela de la ignorancia" y la manipulación de la ciudadanía

El flagrante analfabetismo propiciado por el fracaso del sistema educativo ha disparado la alarma social, sobre todo, entre los profesores, desesperados ante la incapacidad manifiesta de muchos de sus alumnos para entender y comprender. Quizás no sea algo fortuito.
Este impasse del sistema educativo cada vez recibe más denuncia por su fracaso pedagógico. De hecho, el catedrático de Sociología de la Universidad de Salamanca, Mariano Fernández Enguita, habla de un nuevo género literario, el "cuaderno de quejas", que viene a denominar a la cada vez más amplia literatura que genera el desencanto educativo.
En el origen de ello está Jean Claude Michéa y el texto que ha dado pie a una de las teorías conspirativas más sondeadas en la red: La escuela de la ignorancia y sus condiciones modernas (Acuarela Editorial), traducido en España en 2002. Michéa es claro: en el fracaso mismo de la enseñanza se esconde un intento de, rompiendo con los valores cívicos, enaltecer los valores creados por el capitalismo (el triunfo, el dinero, el egoísmo).
Al margen de que las teorías de Michéa acerca del "capitalismo suicida" se hayan, forzosamente, de releer dada la crisis económica mundial, es indudable que la escalada de ignorancia obligue a oírle de nuevo, dado que, según el filósofo francés, forma parte de una estrategia que conduce al "entontecimiento global". Y a ello vamos. Lo ha constatado el novelista Eduardo Mendoza: "Hay un proyecto, quizá inconsciente, de manufacturar ciudadanos que no sean malos, pero sí tontos".
Es obvio, en cualquier caso, que el balance de una galopante destrucción de la calidad de la educación no es un espejismo. Daniel Pennac y su Mal de escuela (Mondadori) es, acaso, el texto que en los últimos años mayor énfasis ha puesto en ello. El novelista francés reconstruye en su libro su vivencia como alumno, un mal alumno (un zoquete, o cancer, en su propia definición), enriquecida por la experiencia de largos años de profesor y la calidad narrativa del magnífico escritor que ahora es.
Prudencia pedagógica

Basta una frase de Pennac para resumirlos hacia donde vamos: "La prudencia pedagógica debería representarnos al zoquete como al alumno más normal: el que justifica plenamente la función de profesor puesto que debemos enseñárselo todo, comenzando por la necesidad misma de aprender".
Pero no es único. En el contexto español, hay que citar a José Sánchez Tortosa con El profesor en la trinchera. La tiranía de los alumnos, la frustración de los profesores y la guerra en las aulas (La Esfera de los Libros) y José Penalva Buitrago con Cartas de un maestro (Biblioteca Nueva), que han dejado bien claro que no es un problema de percepción casual. Los últimos títulos son inevitables. La gran estafa. El secuestro del sentido común en la educación (Unisón), de Alicia Delibes Liniers; El Progresa adecuadamente (Tentadero), de Xavier Pericay, y el Panfleto antipedagógico (Leqtor), de Ricardo Moreno Castillo.
Este "panfleto" está escrito, por ejemplo, contra "una reforma educativa que, en un tiempo récord, ha conseguido que la cultura de los alumnos baje hasta niveles alarmantes, que la mala educación en la vida cotidiana de los centros suba hasta cotas vergonzosas, y que los profesores estén más hartos, deprimidos y desesperados que nunca".
Pericay opina igual, aunque se fija, sobre todo, en las enseñanzas primaria y secundaria, extiende hacia adelante las características fundamentales del proceso, alcanzando a la universidad, "que empieza a semejar ya un parvulario [...] La enseñanza actual, así la inferior como la superior, no posee otro objetivo que el de entretener a los usuarios de las aulas". "Escuela de capitalismo total"

Entretener. Quizás ahí no esté la totalidad de la explicación, pero sí parte de ella. Y es esa ociosidad de la enseñanza la que conecta, de nuevo, con Michéa y su concepto de "Escuela de capitalismo total". Lo explica él mismo:
"Sólo desde aquí es posible comprender hasta qué punto los progresos de la ignorancia -esto es, el declive de la inteligencia crítica y del sentido de la lengua-, lejos de ser efecto de una disfunción lamentable de nuestra sociedad, se han convertido, por el contrario, en una condición necesaria para su propia expansión. Una hipótesis que va más allá de una astuta teoría conspirativa".
En cualquier caso, las deducciones de Michéa -de un obvio calado antisistema o anticapitalista, leídos en su contexto político- han fructificado como contenido de la conspiranoia, sobre todo a partir de lo que podríamos denominar el Club Fairmont, dado sus notables paralelismos con el Club Bildelberg.
Michéa relata en su libro una reunión en septiembre de 1995 bajo la égida de la Fundación Gorbachov que reunió a "quienientos políticos, líderes económicos y científicos de primer orden", es decir, la élite mundial, en el Hotel Fairmont de San Francisco. A partir de una evidencia -"en el próximo siglo dos décimas partes de la población activa serían suficientes para mantener la actividad de la economía mundial"-, la reunión buscaba una respuesta: qué hacer con "la humanidad sobrante". Fin del análisis crítico

La respuesta fue el adocenamiento paulatino y metódico de la población, gracias a un concepto creado por el propio sistema: el titytainment. Es decir, una mezcla de entretenimiento, satisfacción instantánea y espectáculo, que busca acabar con la capacidad de análisis crítico de la ciudadanía inoculado a partir de la destrucción del aparato educativo o, visto desde su reverso, promover una "escuela de ignorancia".
Con razón o sin ella, cierto o no, la cuestión es que Michéa ha impuesto en la red su visión del fracaso educativo como control de la población. Así que hoy en la red, los amantes de la conspiración lo tienen claro: expían al diablo asegurando que esta agonía y muerte de la escuela (palabra extinta, para ser coherentes con este fracaso de la educación) que en las últimas dos décadas presenciamos entre incrédulos e impávidos responde a una campaña orquestada desde las tripas del Estado -el poder económico, ese oscuro objeto del deseo- para hacer de los futuros ciudadanos títeres tan fácil de manipular como convertir en consumidores compulsivos. España, por debajo de Europa

Lo que sí es cierto, con Michéa o sin él, es que el resultado final de esta escolarización banal y descuartizada, maltratada por unos y por otros, está construyendo un trofeo al pesimismo, una raza de nuevos analfabetos -que sepan lo justo y protesten lo mínimo- criados con fruición por las consejerías de Educación de turno.
Pero así, con los datos en la mano del informe Pisa, difícilmente vamos a poder competir en Europa. España se sitúa por debajo de la media europea en compresión lectora, en alumnos que terminan la educación secundaria y los que terminan bachillerato o formación profesional de grado medio.
De la LOGSE -según Moreno Castillo el origen de la "escuela de ignorancia" en España- a la LOE se ha acabado por eliminar el esfuerzo y el estudio, se le ha retirado la autoridad al profesorado, se ha implantado una suerte de recurso a lo fácil entre los alumnos, admitiendo hasta cuatro asignaturas suspendidas para pasar de curso.
Pero informes al margen, basta con preguntarles a los padres: su grado de insatisfacción con los colegios es cada vez mayor.
 
El Maestro
Con el alma en una nube
y el cuerpo como un lamento
viene el problema del pueblo
viene el maestro
el cura cree que es ateo
y el alcalde comunista
y el cabo jefe de puesto
piensa que es un anarquista
le deben 36 meses
del cacareado (aumento)
y el piensa que no es tan malo
enseñar (toreando )un sueldo
en el casino del pueblo
nunca le dieron asiento
por no andar politiqueando
ni ser portavoz del cuento
las buenas gente del pueblo
han escrito al menisterio
y dicen que no esta claro
como piensa este maestro
dicen que lee con los niños
lo que escribio un tal Machado
que anduvo por estos vagos
antes de ser exilado
les habla de lo inombrable
y de otras cosa peores
les lee libros de versos
y no les pone orejones
al explicar cualquier guerra
siempre se muestra remiso
por explicar claramente
quien vencio y fue vencido
nunca fue amigo de fiestas
ni asiste a las reuniones
de las damas postulantes
esposas de los patrones
por estas y otras razones
al fin triunfo el buen criterio
y al terminar el invierno
le relevaron del puesto
y ahora las buenas gentes
tienen tranquilo el sueño
porque han librado a sus hijos
del peligro de un maestro
con el alma en una nube
y el cuerpo como un lamento
se marcha,se marcha el
padre del pueblo
se marcha el maestro.

 

Cómo nos troquelan mediante el Sistema Educativo

Datos del libro:

Título: La escuela de la ignorancia 
- Autor: Jean-Claude Michéa 
- Editorial: Acuarela Libros 

- Madrid, 2002 
- 101 págs.

- See more at: http://www.grupotortuga.com/Jean-Claude-Michea-La-escuela-de#sthash.Ty2tbl9j.dpuf

Con el sugerente título de "La escuela de la ignorancia", Jean-Claude Michéa, profesor de Filosofía en Montpellier, nos sumerge en uno de los temas de discusión más controvertidos de nuestro tiempo: la educación. Los discursos oficialistas tienden a correlacionar problemas educativos con “falta de presupuesto”. Sin embargo, el problema es más profundo, más insidioso, más molesto de reconocer. No se trata de dinero, ni siquiera es válido el insustancial discurso de una “pérdida de valores” que nadie sabe qué significa. El problema de la educación, según Michéa, es una cuestión de diseño social, de decisión política consciente para evitar una Escuela de verdad.

Aplicar un nuevo sistema educativo

La pregunta que se hacen los más críticos en Francia es por qué se ha aplicado el sistema educativo norteamericano en Europa cuando, después de veinte años de experiencia, se tenía la certeza de su resultado nefasto. ¿Qué lleva a la elite política europea a condenar a sus jóvenes a sufrir un sistema educativo deficiente e ineficaz? ¿Qué se nos ha pasado por alto? Las respuestas no siempre agradan.

Si revisamos los textos e informes menos accesibles de la Comisión Europea, la OCDE o la European Round Table (uno de los lobbies europeos más discretos y eficaces), se descubren las primeras pistas. El capitalismo posmoderno ha iniciado el ajuste necesario entre la productividad y la educación. Todos los informes de los expertos señalan que la nueva economía exigirá pocos especialistas técnicos; la tecnología permite que unos pocos especialistas desarrollen los sistemas necesarios para el funcionamiento de la empresa. Por otra parte, los procesos de fusión empresarial reducen las ofertas de altos ejecutivos. Con otras palabras, cada vez más harán falta mejores profesionales, pero en cantidad más reducida.

A la larga, el sistema económico no podrá absorber una masa de ciudadanos bien preparados. La escuela de calidad es necesaria, pero para unos pocos. El resto del sistema educativo es mejor que no funcione. La conflictividad derivada de un sistema educativo generalizado y de alta calidad no podría ser soportada por el sistema económico, donde muchos individuos bien preparados deberían competir por muy pocos puestos de trabajo. Mejor dejarlo todo en manos del darviniano sistema de selección natural y que de un sistema educativo mediocre emerjan por sí mismos los pocos ejemplares excelentes que necesitará el sistema. La educación universal y de calidad no es un objetivo político. Estos argumentos no son política ficción, antes bien se desprenden de los documentos antes mencionados y corresponden a las elites económico-políticas de la globalización.

La lógica de estos objetivos es aplastante. Una de las consecuencias de “una escuela de la ignorancia” es la producción sistemática de consumidores inmaduros, otro de los engranajes necesarios para que la rueda de la globalización siga avanzando.

Javier Barraycoa 
Profesor del Centro Universitario Abat Oliba CEU

- See more at: http://www.grupotortuga.com/Jean-Claude-Michea-La-escuela-de#sthash.Ty2tbl9j.dpuf

 

JEAN-CLAUDE MICHEA: La Escuela de la Ignorancia

Sábado, 11 de abril de 2009

Ed. Acuarela Libros. 2002Pags.38-45

" Así fue corno, por ejemplo, en septiembre de 1995, bajo la égida de la fundación Gorbachov, «quinientos políticos, líderes económicos y científicos de primer orden "' que se consideraban a sí mismos la élite mundial, tuvieron que reunirse en el Hotel Fairmont de San Francisco para contrastar sus puntos de vista acerca del destino de la nueva civilización. Dado su propósito, el foro estuvo presidido por una voluntad de lograr la más estricta eficacia: "Estrictas reglas obligan a todos los participantes a olvidar la retórica. Los conferenciantes sólo disponen de cinco minutos para introducir el tema: ninguna intervención durante los debates debe sobrepasar los dos minutos." Una vez definidos estos principios de trabajo, la asamblea comenzó reconociendo, como una evidencia que no merecía discusión, que "en el próximo siglo, dos décimas partes de la población activa serían suficientes para mantener la actividad de la economía mundial". Partiendo de bases tan sinceras, pudo formularse con todo el rigor el principal problema político al que el sistema capitalista se vería confrontado en las próximas décadas: ¿cómo podría la élite mundial mantener la gobernabilidad del ochenta por ciento de la humanidad sobrante, cuya inutilidad había sido programada por la lógica liberal?

Tras el debate, la solución que acabó imponiéndose corno la másrazonable fue la propuesta por Zbigniew Brzezinski" con el nombre de "tittytainment". Con esta palabra-baúl se trataba simplementede definir un "cóctel de entretenimiento embrutecedor y de alimento suficiente que permitiera mantener de buen humor a lapoblación frustrada del planeta". Este análisis, cínico y despreciativo, tiene la evidente ventaja de definir, con toda la claridad deseable, el pliego de condiciones que las élites mundiales asignan ala escuela del siglo XXI. Partiendo de este análisis, se puede deducir,con un mínimo margen de error, las formas a priori de toda reforma destinada a reconfigurar el aparato educativo según los únicos intereses políticos y financieros del Capital. Entremos por un instante en este juego.

http://1.bp.blogspot.com/_gLo7v9af5Sg/SeDmFNG-4SI/AAAAAAAABe8/tOj4gGrlKsc/s200/escuela-rural-ankerb.jpg

 

En primer lugar, es obvio que un sistema de estas características deberá conservar un sector de excelencia, destinado a formar a las distintas élites científicas, técnicas y de gestión al más alto nivel. Éstas serán cada vez más necesarias a medida que la guerra económica mundial se vaya recrudeciendo.

Estos polos de excelencia, con condiciones de acceso forzosamente muy selectivas, tendrán que seguir transmitiendo de forma rigurosa (es decir, en lo esencial, seguirán probablemente el modelo de la escuela tradicional') no sólo los saberes sofisticados y creativos, sino también (cualesquiera que sean, aquí y allá, las reticencias Positivistas de tal o cual defensor del sistema) el mínimo de cultura y espíritu crítico sin el que la adquisición y el dominio efectivo de dichos saberes carece de sentido y, ante todo, de cualquier utilidad verdadera.

En cuanto a las competencias técnicas medias -la Comisión Europea estima que tienen "una vida aproximada de diez años, y que el capital intelectual se deprecia un 7% por año, lo que va unido a una reducción correspondiente de la eficacia de la mano de obra " el problema es algo diferente. En definitiva, se trata de saberes desechables, tan desechables como los humanos que los detentan provisionalmente. en la medida en que, al basarse en competencias rutinarias y estar adaptados a un contexto tecnológico preciso, dejan de ser operativos en cuanto se supera su propio contexto. No obstante, desde la revolución informática, se trata de habilidades que, desde una perspectiva capitalista, sólo presentan ventajas. Un saber utilitario y de índole principalmente algorítmica, esto es, que no requiere forzosamente ni la autonomía ni la creación del que lo utiliza, es un saber que, en condiciones extremaspuede aprenderse solo, es decir, en la propia casa, ante un ordenador con el programa educativo correspondiente. Generalizando, en el caso de las competencias intermedias, gracias al empleo de la enseñanza multimedia a distancia la clase dominante podrá matar dos pájaros de un tiro. Por un lado, las grandes compañías (0livetti, Philips, Siemens, Ericsson, etc..) estarán destinadas a "vender sus productos en el mercado de la formación continua gobernado por las leyes de la oferta y la demanda". Por otro, decenas de miles de profesores (es sabido que su financiación representa la parte fundamental de los gastos del presupuesto para la educación) se transformarán en algo completamente inútil y podrán, así, ser despedidos, lo que permitirá a los Estados invertir la masa salarial ahorrada en operaciones más rentables para las grandes compañías internacionales.

Por supuesto, quedan los más numerosos los que el sistema destina a seguir desempleados (o empleados de forma precaria y flexible por ejemplo, en los distintos trabajos basura) en parte porque, según los términos escogidos por la OCDE"nunca constituirán un mercado rentable" y porque su "exclusión social se agudizará a medida que los otros sigan progresando". Es ahí donde el "tittytainment" deberá encontrar su campo de acción. Efectivamente, es obvio que la costosa transmisión de los saberes reales y, por tanto, críticos, así como el aprendizaje de los comportamientos cívicos elementales o incluso, sencillamente, el fomento de la rectitud y la honestidad, no presentan aquí ningún interés para el sistema. De hecho, en ciertas circunstancias políticas, pueden llegar a suponer una amenaza para su seguridad. Obviamente, es en esta escuela para la mayoría donde deberá enseñarse la ignorancia en todas sus formas posibles. No obstante, no se trata de una tarea fácil y, hasta el momento, salvando algunos progresos, los profesores tradicionales no han recibido una formación adecuada al respecto. La escuela de la ignorancia requerirá reeducar a los profesores, es decir, obligarles a "trabajar de forma distinta ", bajo el despotismo ilustrado de un ejército potente y bien organizado de expertos en "ciencias de la educación". Evidentemente, la labor fundamental de dichos expertos será definir e imponer (por todos los medios de que dispone una institución jerárquica para garantizar la sumisión de los que de ella dependen) las condiciones pedagógicas y, materiales de lo que Debord llamaba la "disolución de la lógica ": en otras palabras, "la pérdida de la posibilidad de reconocer instantáneamente la que es importante y lo que es accesorio o está fuera de lugar; lo que es incompatible o, por el contrario, lo que podría ser . complementario;todo lo que implica tal consecuencia y lo que, al mismo tiempo impide". Debord añade que un alumno adiestrado de tal forma se encontrará "desde el principio, al servicio del orden establecido, aunque su intención haya podido ser absolutamente contraria a este resultado. En esencia conocerá el lenguaje del espectáculo, ya que es el único que le será familiar: el lenguaje con el que le habrán enseñado a hablar. Sin duda, querrá mostrarse como enemigo de su retórica, pero utilizará su sintaxis`."

En lo relativo a la eliminación de cualquier "common decency" es decir, a la necesidad de transformar al alumno en consumidor incívico y, si es necesario, violento, es una tarea que plantea infinitamente menos problemas. En este caso, basta con prohibir toda institución cívica eficaz y reemplazarla por cualquier forma de "educación ciudadana" popurrí conceptual más fácil de difundir porque, en resumidas cuentas, no hace sino reforzar el discurso dominante de los medios y el mundo del espectáculo. Así pues, se podrán fabricar "consumidores de derecho" en serie, intolerantes, pleiteistas y políticamente correctos. Por tanto, serán fácilmente manipulables al tiempo que presentarán la ventaja nada desdeñable de poder engrosar, según el modelo estadounidense, los grandes gabinetes de abogados,

http://4.bp.blogspot.com/_gLo7v9af5Sg/SeDm4jr73aI/AAAAAAAABfE/Phh1Rh0ShyE/s200/ESCUELA_2_.jpg

Naturalmente, los objetivos asignados a lo que quede de la escuela pública supondrán una doble transformación decisiva a más o menos largo plazo. Por un lado, habrá una transformación de los profesores, que deberán abandonar su estatus actual de sujeto a los que se supone un saber, para formar parte de los animadores de diferentes "actividades de valores o transversales", de "salidas pedagógicas" o de "foros" de discusión (evidentemente concebidos según el modelo de los programas de debate televisivos); a fin de rentabilizar su uso, también serán animadores encargados de distintas tareas materiales o de refuerzo psicológico. Por otro, la escuela se convertirá en un espacio de vida democrático y alegre, a un tiempo guardería ciudadana --en la que la animación de las fiestas (aniversario de la abolición de la esclavitud nacimiento de Víctor Hugo, Halloween…)podrá correr a cargo de las asociaciones de padres más descosas de implicarse, con la rentabilidad que conlleva- y un lugar abierto tanto a todos los representantes de la ciudad (militantes de asociaciones, militares jubilados, empresarios, malabaristas o faquires, etc.) corno a todas las mercancías tecnológicas o culturales que las grandes marcas, convertidas en colaboradoras explícitas dcl "acto educativo", juzguen adecuado vender a los distintos participantes Pienso también que surgirá la idea de colocar en la entrada de ese gran parque de atracciones escolares algunos dispositivos electrónicos muy, sencillos para detectar la presencia eventual de objetos metálicos."

El resumen es escalofriante:

• El sistema educativo moderno no está funcionando porque a determinadas oligarquías ven como una amenaza que las masas desarrollen inteligencia crítica. Prefieren gente con tendencia a creerse las explicaciones simplistas de las cosas.

• Las personas con mayor nivel de formación no quieren que el populacho tenga acceso a la educación de calidad y empiece a competir por los puestos de trabajo antaño reservados a los hijos de padres adinerados que podían costearse la educación.

• Interesa producir consumidores hedonistas e inmaduros que no traten de atentar contra la jerarquía establecida. Yo creo que es cierta la cita de Jacques Attali respecto de que subsiste una herencia cultural originaria de la edad de las hambrunas, que tiene tendencia a tratarlo todo como un recurso limitado. Una mentalidad propia de cuando había que racionar el pan y el aceite, y, más tarde, el espectro radioeléctrico. Este paradigma percibe los puestos de trabajo como algo limitado, cuando en realidad se pueden crear más, percibe el conocimiento como algo "a repartir" a pesar de los antaño inimaginables progresos de los últimos siglos. Dicen que hasta la honra perciben como algo limitado, por aquello que a menos honroso que seas tu, más lo seré, comparativamente, yo mismo, y por eso hacen campañas políticas basadas sólo en descalificar al otro.

Los intentos (más que evidentes por doquier) por manipular y controlar la cultura son un crimen, porque robándole a la gente su juicio crítico se les priva de la libertad, de la misma libertad que ha costado milenios y ríos de sangre.

Fuentes: http://www.redeseducacion.net/michea.htm

http://www.nodo50.org/tortuga/Jean-Claude-Michea-La-escuela-de