Inicio » 2009 » Junio » 16 » LA LIEBRE Y EL TIGRE...lecturas de reflexion
9:23 PM
LA LIEBRE Y EL TIGRE...lecturas de reflexion

SIEMPRE TEN PRESENTE

Que la piel se arruga,el cabello se vuelve blanco,los días se convierten en años...
Pero lo Importante no cambia...Tu Fuerza y tu Convicción no tienen edad...

Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida...Detrás de cada logro, hay otro desafío...
Mientras estés vivo, siéntete Vivo..Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo...No vivas de fotos amarillas...Sigue aunque todos esperen que abandones...No dejes que se oxide el Hierro que hay en ti...Haz que en vez de lástima, te tengan Respeto...

Cuando por los años no puedas correr, trota...Cuando no puedas trotar, camina...Cuando no puedas caminar, usa el bastón...¡¡¡

PERO NUNCA TE DETENGAS...!!!

 

Eres mayor cuando te preguntas...

Mayor es quien tiene mucha edad,
viejo es quien perdió la jovialidad.

La edad causa la degeneración de las células;
la vejez produce el deterioro del espíritu.

Eres mayor cuando te preguntas... ¿vale la pena?;
eres viejo cuando -sin pensar- respondes que no.

Eres mayor cuando sueñas;
eres viejo cuando apenas consigues dormir.

Eres mayor cuando todavía aprendes;
eres viejo cuando ya no enseñas.

Eres mayor cuando consigues hacer ejercicios;
eres viejo cuando pasas la mayor parte de tu tiempo sentado o acostado.

Eres mayor cuando el día que comienza es único;
eres viejo cuando todos los días son iguales.

Eres mayor cuando en tu agenda tienes proyectos y obligaciones para cumplir mañana, pasado o la semana que viene;
eres viejo cuando tu agenda está en blanco y sólo vives pensando en el ayer.

El mayor trata de renovarse cada día que comienza; el viejo se detiene a pensar que ése puede ser el último de sus días y se deprime, porque mientras el mayor pone la vista en el horizonte, donde sale el sol e ilumina sus esperanzas, el viejo siente que tiene cataratas que miran las sombras del ayer.

En suma, el mayor puede tener la misma edad cronológica que el viejo; sus diferencias están en su espíritu o en su corazón.

 

 

 

LA LIEBRE Y EL TIGRE...

  Que gran decepción tenía el joven de esta historia, su amargura absoluta era por la forma tan inhumana en que se comportaban todas las personas, al parecer, ya a nadie le importaba nadie.

Un día dando un paseo por el monte, vio sorprendido que una pequeña liebre le llevaba comida a un enorme tigre malherido, el cual no podía valerse por sí mismo.

Le impresionó tanto al ver este hecho, que regresó al día siguiente para ver si el comportamiento de la liebre era casual o habitual. Con enorme sorpresa pudo comprobar que la escena se repetía: la liebre dejaba un buen trozo de carne cerca del tigre.

Pasaron los días y la escena se repitió de un modo idéntico, hasta que el tigre recuperó las fuerzas y pudo buscar la comida por su propia cuenta.

Admirado por la solidaridad y cooperación entre los animales, se dijo:

"No todo está perdido. Si los animales, que son inferiores a nosotros, son capaces de ayudarse de este modo, mucho más lo haremos las personas".

Y decidió hacer la experiencia: Se tiró al suelo, simulando que estaba herido, y se puso a esperar que pasara alguien y le ayudara.

Pasaron las horas, llegó la noche y nadie se acercó en su ayuda. Estuvo así durante todo el día, ya se iba a levantar, mucho más decepcionado que cuando comenzamos a leer esta historia, con la convicción de que la humanidad no tenía el menor remedio, sintió dentro de sí todo el desespero del hambriento, la soledad del enfermo, la tristeza del abandono, su corazón estaba devastado, y casi no sentía deseos de levantarse.

Entonces allí, en ese instante, lo oyó...

¡Con qué claridad, qué hermoso!, una hermosa voz, muy dentro de él le dijo:

"Si quieres encontrar a tus semejantes, si quieres sentir que todo ha valido la pena, si quieres seguir creyendo en la humanidad, para encontrar a tus semejantes como hermanos, deja de hacer de tigre y simplemente sé la liebre".

Vistas: 1503 | Agregado por: AbacoAzteca | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
avatar